26º Ciudad de Eibar – Memorial Jose Mari Kruzeta

(Crónica de Alberto)

Este sábado 19, Portugalete ha participado en el clásico torneo de la amistad de Eibar, con una discreta octava plaza. Como no podía ser menos, paso a relatar a nuestros lectores las peripecias de ese día.

Y voy a empezar… por el medio. Más que nada para darle un toque cinematográfico al asunto y salir de la monotonía de la narración lineal. Se acabaron los tiempos en que las crónicas empiezan por el principio y acaban por el final. De hecho iba a empezar por el final, con Aitor en su lecho de muerte diciéndo “caballo efe seis”, y el resto de la crónica intentando averiguar qué coño significa eso, para descubrir en el último momento que es una metáfora de su inocencia perdida, pero bueno, la idea me la quitaron hace tiempo y de todas formas queda más sofisticado por el medio. Así que a ello vamos.

Eibar. Plaza de Untzaga. 18:00 p.m. aproximadamente. Nubes negras campan sobre nuestras cabezas, descargando agua y caos a partes iguales sobre un rebaño de ajedrecistas, que confusos y desorientados, no saben cómo afrontar la situación. Unos huyen, otros diligentemente pactan tablas y trasladan el material a los soportales. Muchos prefieren calarse hasta los huesos antes de firmar el empate y continúan sus partidas. La organización intenta poner algo de cordura. Los más se refugian en la cafetería más cercana. Multitud de respuestas individuales descoordinadas, imagen de la desunión del ser humano y de la soledad del individuo entre la bulliciosa multitud.

Saltamos ahora sí, al principio, que como siempre es en la misma parada de autobús. Equipo portugalujo formado por Josu, Aingeru, Alberto y Aitor. Comentarios sobre la dureza habitual del torneo que enfrentábamos y sobre la negativa de los jugadores a empujar mi coche en caso de avería (ya me lo habéis comentado todos los socios, tampoco hace falta que renovéis el compromiso cada torneo). Conversación banal y amago de despiste en la autopista – que uno va medio dormido y se pasa las salidas. Aparcamos en el monte, como es habitual por otra parte, y llegamos puntuales al inicio del torneo.

Nos encontramos con los equipos que suelen jugar año tras año este torneo. Habrá que aprovechar para que el Txiki haga un cameo en nuestra crónica, puesto que tras su vuelta de Irlanda nos contó cómo se juega al ajedrez por aquellas tierras (además de con una cerveza en la mano), esto es, se coge un equipo malo que se pague bien en las apuestas (10 a 1), se apuesta por él una fuerte suma y con los beneficios virtuales se fichan maestros para que de virtuales, pasen a reales. Chanchullo que haría las delicias de la City londinense.

Y sin más, empezamos nuestra andadura sin puntuar demasiado, pero inmersos en una preocupante indolencia. Se echó en falta en el equipo algún jugador de los “paseadores”, que siempre le dan al grupo algo más de intensidad tras las derrotas. Aitor, de 4, lo estaba haciendo bastante aceptable (sin mucha resistencia, por otro lado). Los otros tres, moviéndonos en porcentajes ridículos (por debajo del tercio) y sin visos de recuperación, como podéis ver en la página de chess-results ¿Qué le pasa a Portu, que pierde y le da igual?.

Para hacer esto más estimulante meto ahora un flashback, vamos, que cuento un pasaje del pasado -del día anterior- que explique o influya en el presente. Pasamos a blanco y negro.

Vemos al club de ajedrez de Portu preparando el torneo del día siguiente. No hay demasiada gente además de ellos, tan sólo un grupo de chiquillas que beben chupitos de piruleta entre risas inocentes. Alguien alaba su actitud y dice que seamos como ellas, sin querer darse cuenta de que nunca podremos, que ya nunca leeremos libros de Crepúsculo ni hablaremos de lo simpático que es el chico que se sienta delante el la uni ni quedaremos para comprarnos ropa, que tan sólo estamos condenados a ser una mala copia, porque para empezar, las niñas pijis de veintipocos no beben bourbon (parece el título de una canción de Sergio Algora*).

Volvemos al presente donde dejamos a los apáticos jugadores de Portu siendo inmisericordemente apaleados en Eibar. Para que pudiérais vernos en acción, prometo que fui con la sana intención de robar una foto a la organización para poner aquí, pero decidieron que éramos demasiado feos para salir en las fotos -una pequeña decepción para nuestras lectoras femeninas que aún no nos conocen- por lo que tendréis que contentaros, por un lado, con ver fotos de los demás en este enlace, y por otro, con un dibujo que acabo de hacer en el que describo con absoluta precisión y gracias a mi memoria fotográfica, la apariencia del lugar de juego, con nosotros dentro.

Torneo de Eibar

Imagen de la plaza de Untzaga tal como la recuerdo

En eso estábamos cuando comenzó la chaparrada que ya describí hace un rato, la cual nos pilló jugando con los que a la postre ganarían el torneo con autoridad, Fomento. Aprovecho para poner la clasficación final aquí y ahora, sin esperar a contar cómo acabamos el torneo, que para eso estoy innovando. Por qué la pongo ahora y no en otro momento, es algo que tiene un sentido que no voy a contar, que a David Lynch tampoco he hacen explicar sus pelis.

Clasificación final

Rk. Equipo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 D1 D2 D3
1 FOMENTO CULTURAL * 4 3 3 4 4 4 4 4 4 4 4 43,5 236,00 22
2 C.D.EIBAR A 0 * 3 3 3 3 2 4 3 4 33,5 226,00 21
3 GROS * 1 3 3 2 3 2 4 4 3 32,5 194,00 18
4 ALTZAGA 1 1 3 * 2 3 3 3 3 4 31,5 190,75 19
5 ABADIÑO 1 ½ 1 * 3 3 3 3 4 3 4 29,5 141,50 16
6 ZARAUTZ 0 1 1 2 1 * 3 3 4 3 3 3 25,5 108,75 13
7 CASTRO 0 1 2 1 * 2 3 2 2 3 3 23,0 107,75 12
8 PORTUGALETE 0 1 1 1 1 2 * 3 3 3 3 3 22,5 82,00 11
9 ALFIL 0 2 2 1 1 1 1 1 * 3 2 18,0 63,75 7
10 EGIDAZU 0 0 0 1 1 0 2 1 1 * 3 4 3 16,0 48,00 7
11 EASO 0 0 ½ 0 1 2 1 2 1 * 4 15,5 41,50 6
12 IZEAGA 0 1 1 1 1 1 1 1 0 * 3 14,0 25,00 4
13 C.D.EIBAR B 0 0 ½ 0 0 1 1 1 1 0 1 * 7,0 0,00 0

Con el asunto de la chaparrada, puedo añadir una nueva excusa para justificar mi incompetencia ajedredecística que nunca había puesto: la lluvia. De hecho, iba ganando de torre, pero contradeciendo misteriosamente las leyes de la física, la presencia masiva de agua en el tablero aumenta considerablemente el rozamiento de las piezas, con lo que yo, que soy bastante conocido por mi torpeza a la hora de mover las mismas (y en este caso no me refiero a la calidad de mi juego, sino a que tiendo a tirar todas al coger una), me vi incapaz de superar la situación y casqué por bandera.

Tras esto, el traslado a los soportales ya comentado, y el orden acabó llegando para poder continuar. Nosotros seguimos en nuestra línea: Aitor razonablemente bien; yo mejoré bastante al final, aún a costa de descubrir que la respuesta a la pregunta “¿por qué coño sigue con dama de menos?” es “porque te vas a dejar mate dentro de 20 jugadas”; Aingeru siguió su caminar, salpicado con alguna polémica partida en la que tuvo que jugar un final de rey y torre sin peones porque el rival al tener un par de segundos más, no quería las tablas (situación que Josu le aconsejó que resolviera como un hombre, pero Aingeru, que no tiene aún muy clara su identidad sexual, decidió finalmente no romper un talbero en la cabeza del rival); y del juego de Josu no tengo mucha noticia porque era el que me pillaba más lejos, aunque alegó la dureza del primer tablero -la parte mala de que nos proporcionen los datos en chess-results es que después no podemos decir que todos los equipos venían con al menos un maestro como alegato en nuestra defensa.

Lo dicho, octavos de trece, y a cenar. Cena clásica pero potente, con jamón, espárragos, fritos, ensalada y carne guisada; cena que obtuvo el certificado de calidad de Josu (cosa que no consigue ni nuestro propio torneo). Eso sí, Aingeru no se comió la carne guisada – “es que la carne guisada me revuelve el estómago” dijo, mientras volcaba en su vaso los restos de la segunda botella de sidra.

Y en esto emprendimos el viaje de vuelta a casa, a pesar de que alguno se quería quedar a ver el exclusivo concierto de Doctor Deseo – tras esta oportunidad perdida, tendremos que esperar a verlos, por lo menos, por lo menos… hasta las fiestas del siguiente pueblo.

El viajecito en el coche, bastante animado (Miguel Hernández tiene que estar todavía revolviéndose en su tumba; sí, este Miguel Hernandez**).

Y en Portu, tras un recorrido por todo el pueblo intentando aparcar (al final, enfrente del Ballonti para que Erlantz lo encuentre rápido, que últimamente anda algo despistado – te aviso que tengo contadas las ruedas-). Y retirada a casa, como empezó la crónica: con lluvia en la cara y reflexiones sobre que intentar descubrir por qué todas las defensas contra inglesa son una patraña -al final blancas siempre hacen lo que quieren: juego horizontal e insustancial para que te aburras y desesperes y cometas una cagada, tal como hace España en fútbol- no es más que vanidad e intentar cazar el viento.

Y con este pequeño homenaje a Magnolia, que también acaba con lluvia y citas bíblicas indetectables para los no iniciados, culmino este soberano tostón. Espero que sigáis vivos.

NOTAS AL PIE

(Para dificultar la lectura, tal como recomienda el Sr. Topo. Vienen a representar las escenas eliminadas en el montaje.)

*Esta referencia a alguien relativamente desconocido la pongo símplemente para hacerme el interesante, aunque os aviso que eso de hacerse el interesante para ligar no sirve, te hace parecer pedante y repulsivo.

**Comentario que sólo entienden los que estaban allí y que pongo para que los que no fuísteis deseéis con todas vuestras fuerzas y corazón haber jugado este torneo y estar dentro de aquel coche para entender de qué va el asunto. Yo, en cambio, desearía NO haber estado allí.

Anuncios

6 Respuestas a “26º Ciudad de Eibar – Memorial Jose Mari Kruzeta

  1. Guau! Te acabas de convertir en cronista de culto. ¿Dónde están los votos positivos aquí? ¿Vas a sacar merchandising, como camisetas con ese dibujo?

  2. Hay que dar un poco de espectáculo, aunque sea lamentable, para ver si subimos las visitas 😉

  3. buena crónica, me ha resultado muy entretenida, podrías habersela dedicado al difunto Saramago XD
    lo único, si buscas acercar la página web al público en general y captar a todas las clases sociales, deberiamos alternar crónicas de nivel como esta, con unas de Aitor que atiendan las inquietudes del lector de perfil llano 😛

  4. Pido cambiar el escudo del club por un dibujo de Cano de lo que quiera pero que tambien salga pikatxu.

  5. El fotógrafo desea hacer constar que el continuo movimiento de los jugadores de Portu gracias a las cervezas sin alcohol que se pimplaron evitaron que pudieran tomarse instantáneas de tan insignes visitantes que no salieran movidas.

    Que conste.

  6. Excelente!!!

    Un soplo de aire fresco croniquil.

    Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s